Scrolltop arrow icon
ES
ES flag icon
Mobile close icon
CTA background
Reserva una clase de prueba gratuita y sin compromiso
Book the best English lessons for your child
PRUÉBALO GRATIS TRY FOR FREE
Share
LinkedIn share icon
16.02.2023
Time icon 6 min

Educación financiera para niños: guía para padres para enseñar finanzas a los niños

Table of contents

El dinero y la satisfacción de las necesidades básicas son responsabilidad de los adultos, pero los niños están en contacto con este mundo todo el tiempo, por eso es importante enseñar a los niños a gestionar su propio dinero.

Desde muy pequeños saben que los padres van a trabajar todos los días para ganar dinero, y que cada producto tiene un precio.

Una de las principales tareas de los padres es preparar a sus hijos para la edad adulta, y la educación financiera es una parte importante de esta preparación. 

Pero, ¿cómo enseñar a su hijo o hija a administrar el dinero? ¿A qué edad y por dónde empezar? ¿Cómo ahorrar y controlar adecuadamente el proceso? ¿Saben lo que significa el ahorro e inversión?

Para responder a estas preguntas y conceptos básicos, en Novakid hablamos con Anna Dengina, profesora y autora de programas de formación financiera para niños y padres, para aprender a gestionar, adquirir conocimientos sobre finanzas para niños y a saber cómo ahorrar con nuestros peques.

Finanzas: ¿A qué edad hay que empezar con las finanzas para niños?

La respuesta a la pregunta de a qué edad enseñar educación financiera a los niños es bastante compleja y complicada de responder de forma exacta.

Lo primero que hay que saber es que, cuando hablamos de educación financiera para niños no estamos hablando de cuestiones relacionadas con el uso de productos financieros o instrumentos de inversión, sino de una cultura financiera y unos hábitos financieros saludables.

Una de las tareas de los padres es conseguir formar una actitud sana hacia el dinero como recurso, enseñarles a entender sus necesidades y explicarles cómo administrar el dinero: gastar, ahorrar y ganar.  

Podemos empezar a hablar de temas monetarios con nuestros peques a los 2-3 años de edad. Por ejemplo, puedes explicarles que cuando vamos al supermercado a hacer la compra no nos la llevamos a casa sin dar nada a cambio, la “cambiamos” por billetes y monedas. 

Más adelante, a la edad de 4-6 años, puede que quieras hablar de dónde vienen los alimentos y los juguetes que tienen en su cuarto, y por qué las cosas son más caras y menos caras y el esfuerzo diario que implica trabajar para poder comprarlas.

Puedes empezar a dar dinero de bolsillo entre los 5 y los 8 años una vez a la semana. A esta edad te darás cuenta de que el niño está preparado para aprender a manejarlo: ya sabe contar, tiene percepción del tiempo y puede comparar el dinero que tiene con lo que cuestan las cosas en las tiendas y, por tanto, saber lo que podría comprar con ese dinero.. 

Anna Dengina desaconseja retrasar la instauración del sistema de dinero de bolsillo más allá de los 8-9 años. En cualquier caso, el niño necesitará financiación personal antes, y si la recibe a demanda (cuando acude a sus padres y les pide la cantidad que necesita cuando se queda sin dinero), no le enseñará a distribuir y percibir correctamente los recursos.   

No hay que olvidar que cada persona es un mundo y cada niño tiene un proceso de aprendizaje distinto, algo que también ocurre cuando hablamos de dinero y de los procesos financieros.

Algunos niños de 5 o 6 años entenderán a la perfección la idea de ahorrar, mientras que otros no querrán comprar nada por su cuenta hasta los 8 o 9. Esto es perfectamente normal. Presta atención a las aptitudes e intereses de tu hijo para saber cuándo está preparado.

Are you a parent and want to share your experience?
Reach out to tell your story.

¿Cómo enseñar Educación financiera y aprender finanzas personales?

Lo mejor que puedes hacer es ayudar a tu hijo con la práctica, así que no lo dejes para más tarde y empieza con el dinero de bolsillo: dale una cantidad fija con regularidad y que sea el peque quien lo gestione.

Simula que es su salario y enséñale a distribuir el importe a lo largo de un periodo determinado y, en consecuencia, a comprar con prudencia y a conocer mejor tus necesidades. Como si se tratase de un pequeño sueldo. 

Debes tener en cuenta que, a medida que tu hijo crezca, su dinero de bolsillo o paga también tendrá que ir aumentando. 

El truco está en ir ajustando la cantidad de dinero que le das a tu hijo a sus planes y necesidades. Además, según vaya haciendo cosas de forma independiente como, por ejemplo, volver solo del colegio en autobús también tendrás que tener en cuenta este gasto en su paga y que sea él quien lo gestione. Al mismo tiempo, la paga no es un pago por las tareas domésticas u otro trabajo a tiempo parcial, es dinero que los padres dan por defecto. 

A continuación, te dejamos cuatro maneras para enseñar a tu hijo de forma divertida y eficaz los fundamentos de la educación financiera:

  • Regálale a tu hijo o hija una cartera

Lo mejor es elegir una cartera que quepa fácilmente en el bolsillo para no tener que moverla de la mochila del colegio a la bolsa del gimnasio o llevarla en la mano en los paseos con los amigos. 

  • Sugiere llevar un diario de gastos

Este es el primer paso tanto para los niños como para los adolescentes que están aprendiendo qué es la educación financiera y empezando a dominarla.

Al principio, anima a tus hijos a dedicar unas semanas a anotar todo lo que ocurre: dinero recibido, fecha en la que se recibe, en qué se gasta, etc. Esto ayudará a aprender a gastar con prudencia, a experimentar con el uso del dinero y a sacar conclusiones.  

  • Intentar planificar juntos los gastos

Hasta los 11 o 12 años, un niño no siempre está preparado para planificar por sí solo, necesita la implicación y ayuda de sus padres. 

Abre un diario de gastos y comentad juntos cómo ha ido esta semana, cuáles son los acontecimientos de la semana siguiente y para qué necesitan el dinero. Por ejemplo, se acercan dos sesiones de entrenamiento o clases extra y necesitan dinero para el transporte, se acerca el cumpleaños de alguien y necesitan un regalo, están planeando una excursión y quieren comprar algo, etc.

  • Utilizar ayudas visuales

Si un niño tiene un objetivo financiero y quiere ahorrar para algo, merece la pena llevar un registro e ir «trazando el camino hacia el objetivo». Una aproximación visual al objetivo añade motivación y ayuda a su hijo a comprender el significado del ahorro a largo plazo.

¿Quieres conocer más trucos para trabajar la Educación financiera de tus hijos? No te pierdas nuestras próximas entradas en el blog de Novakid y no te pierdas nada en Educación financiera.

Rate this post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like
Choose a language
Down arrow icon
Russia Global English Czech Republic Italy Portugal Brazil Romania Japan South Korea Spain Chile Argentina Slovakia Turkey Poland Israel Greece Malaysia Indonesia Hungary France Germany Global العربية Norway India India-en Netherlands Sweden Denmark Finland
Cookie icon
Usamos los archivos cookie para que te sea más cómodo usar nuestro sitio. Al estar en nuestro sitio web, aceptas estar de acuerdo a guardar los archivos cookie en tu navegador.