¿A qué edad puede comenzar el aprendizaje de idiomas? | BLOG Novakid
Educación

¿A qué edad se puede empezar a estudiar idiomas extranjeros?

Vivimos en una época en la que los idiomas, especialmente el inglés, nos rodean por todas partes. Gracias al hecho de que podemos movernos libremente por todo el mundo, hacer amigos de todos los países y tener acceso inmediato a información sobre cualquier rincón del mundo, el bombardeo de idiomas en el día a día es constante. Y totalmente enriquecedor.

Hablar con un amigo de EEUU por Skype, ver las noticias en inglés de la BBC, leer artículos interesantes en Internet, ver un programa sobre viajes directamente desde Australia… Son solo algunos de los ejemplos del uso del inglés en nuestro día a día.

Tal es así, que sobrevivir hoy día sin saber nada de inglés es muy limitante y extremadamente complicado en ciertos casos. Todos los padres lo saben, y es por ello que desde el momento en que el niño nace muchos se preguntan: ¿Cómo y cuándo empezar a aprender inglés?

¿Cómo aprende un niño un idioma?

Todo padre quiere darle a su hijo el mejor porvenir, empezando desde el principio. De ahí que los padres quieran que los niños vayan a miles de actividades extraescolares. Empezando con pintura, baile o deportes, y terminando con clases de idiomas extranjeros. Y aquí hay miles de posibilidades: desde el inglés y alemán, hasta el mandarín o el noruego.

Y es normal que surja la pregunta de cuántos idiomas es recomendable enseñar a un niño a la vez, y cuándo apuntar a un niño a inglés. Aprende a no sobrecargar a tu pequeño con conocimiento y descubre cuándo es el mejor momento de aprender inglés, alemán, francés o italiano. Te enseñamos cómo estudiar un idioma extranjero desde pequeño de forma que no suponga una tarea tediosa, sino una actividad llena de diversión.

¿Cómo aprende un niño un idioma?

En los primeros años de vida, los niños básicamente se centran en aprender a hablar, por lo que debemos saber sacar partido de esto. El niño aprende un idioma nativo porque lo escucha constantemente a su alrededor, a sus padres y seres queridos. Y si el niño pequeño escucha cualquier otro idioma junto a su lengua nativa, lo aprenderá exactamente de la misma forma: prestando atención al sonido y aprendiendo palabras y expresiones sueltas. Cabe recordar que introducir otro idioma a esa edad no supone ningún problema, ni se interrumpe el aprendizaje de su lengua materna. Para el niño, hablar el nuevo idioma será como utilizar dos tipos diferentes de código.

¿Desde cuándo enseñar a un niño inglés?

No hay un momento concreto en la vida del niño en el que se deba empezar a aprender un idioma. De hecho, este tema es bastante personal y depende tanto del enfoque que quieran darle los padres como de la predisposición de los hijos. Habrá quienes piensen que no hay nada de malo en cantar canciones y leer historias en inglés a un bebé de 6 años, y quienes insistan en que aprender un idioma solo tiene sentido a partir de los 3 años. Y puede que ambos estén en lo cierto.

Cada niño es diferente. Los padres deben primero observar el progreso de su hijo y, solo tras hacerlo, decidir si empezar a estudiar por ejemplo inglés. Si el niño no demuestra mucho interés por la materia en sus primeros años de vida, quizá es buena idea posponer el aprendizaje de idiomas extranjeros. Pero si vemos que al niño le gustan los idiomas, podemos apuntarlos libremente a clases con un profesor. Con calma, sin presión y observando cuidadosamente el progreso: esta es la mejor forma de enseñar inglés a tu pequeño.

A la pregunta de “¿Desde cuándo apuntar a un niño a inglés?” muchos padres responden que se debe empezar a estudiar idiomas en los 3 primeros años de vida del niño. Si el niño está en contacto con el idioma desde una edad tan temprana, la comprensión auditiva y el aprender gramática y vocabulario no será un problema para él en el futuro.

También puede darse el caso de que al apuntar al niño a clases de inglés, en un primer momento incluso los mejores intentos del profesor no den sus frutos. Pero tened paciencia. Suele ocurrir que solo tras un tiempo el niño empieza a decir tímidamente algunas palabras en inglés. O que solo repita algunas de las palabras que ha escuchado una y otra vez.

Normalmente, es necesario que pase un poco más de tiempo hasta que el niño empiece a construir sus primeras frases, aprenda más y más palabras y use un acento correcto. Cabe recordar también que en las etapas iniciales del aprendizaje de un idioma es demasiado pronto para introducir reglas de gramática.

¿Por qué aprenden los niños los idiomas mucho más rápido que los adultos?

¿Por qué aprenden los niños los idiomas mucho más rápido que los adultos?

Es un hecho indudable que cuanto antes se empiece a estudiar un idioma, mejor. Y es que los niños aprenden mucho más rápido que los adultos. Un niño de 3 años ya tiene las habilidades necesarias para pensar, aprender, recordar y asociar algunos hechos. A esta edad, el pequeño también desarrolla la creatividad, el pensamiento crítico y la flexibilidad requerida para aprender todo lo necesario sobre el mundo que los rodea.

También tienes que saber que aprender un idioma extranjero, como el inglés, no supone una sobrecarga para niños de 3 a 4 años. Los niños a esta edad están en constante aprendizaje, y podrán aprender un idioma extranjero exactamente de la misma forma que su lengua materna. Por supuesto, con niños pequeños no hay lugar para las estructuras de gramática, como ocurre con los adultos. El niño descubre el idioma extranjero de forma intuitiva, gracias a lo cual en el futuro será capaz de usarlo tan bien y tan fluido como su lengua materna.

¿Qué debemos esperar cuando un niño pequeño empieza a estudiar un idioma?

Acostúmbrate a los sonidos extraños

A menos que tu hijo empiece a estudiar inglés a los 3 o 6 meses, empieza a acostumbrarte a los sonidos extraños. La capacidad de reconocer diferentes acentos se traducirá en un progreso mucho más rápido en el futuro.

Confía en los profesores

A menos que el inglés sea tu lengua materna, deja que la enseñanza “de verdad” la lleve a cabo un profesor cualificado. Es mucho más fácil enseñar una pronunciación correcta desde el principio que corregir los errores después.

Apuesta por el aprendizaje a través del juego

Estudiar inglés con niños pequeños debe ser, sobre todo, interesante y motivante. Deja los libros de texto y ejercicios a un lado. Canta con tu pequeño canciones en inglés, ponle dibujos animados en inglés o animaos con juegos y actividades en este idioma. ¡Hay un montón de opciones para elegir!

Adapta el estudio a la edad del niño

Los niños se aburren rápido si el aprendizaje no va en línea con sus intereses y nivel. Mientras que un adolescente puede apañarse con ejercicios en inglés y un diccionario, en el caso de los más pequeños es mejor optar por libros coloridos con cuentos y juegos en inglés.

Felicita su progreso

Merece la pena celebrar hasta el más mínimo progreso del niño. Conseguir objetivos a la hora de aprender un idioma es igual de importante que cuando se trata de deportes. Dale al aprendizaje de idiomas la importancia que se merece. Los idiomas serán un talento que desarrollarán a lo largo de los años.

¿Tiene sentido estudiar varios idiomas a la vez?

La respuesta a esta pregunta depende de diversos factores. Primero, la edad del niño; segundo, su interés por aprender idiomas; y tercero, la forma en que se enseñe. Mientras que no hay problema en que un adolescente aprenda inglés y alemán a la vez mientras se interesa por el francés, en el caso de un preescolar, aprender 3 o 4 idiomas a la vez es definitivamente demasiado.

Para los niños de preescolar, los padres deben considerar un máximo de dos idiomas extranjeros, siempre y cuando el niño demuestre interés por aprender. No hay nada de malo en ir incorporando palabras sueltas en inglés o alemán en tus conversaciones del día a día, ni con ver dibujos animados en otros idiomas. Cuanto antes se familiaricen con el sonido de un idioma, más probable será que lo aprendan sin problemas en el futuro.

Lo más importante a la hora de enseñar un idioma extranjero a niños es aprender a través del juego. El niño aprenderá el idioma con entusiasmo solo si lo asocia con algo satisfactorio e interesante. Si ves que el niño no muestra ningún tipo de interés y que la tarea le resulta poco satisfactoria, no debes forzarlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: