Academia de Magia Novakid: Capítulo 9
Academia de Magia Novakid

Academia de Magia Novakid: Capítulo 9

…en el que un gato excepcional se encuentra en circunstancias excepcionales

Bartolomiau abrió los ojos y vio un cielo inmenso. Al principio pensó que se trataba de un techo muy extraño, ya que nunca había salido al exterior. Ese inmenso cielo azul, con nubes blancas como la nieve, le recordaba unas baldosas azules de un baño sobre las cuales alguien hubiera derramado leche. El gato incluso intentó lamer la leche del cielo, pero no funcionó.

Tuvo que levantarse, sacudirse y mirar a su alrededor. El gato parecía estar en medio de un campo. El césped se agitaba con el soplo de una ligera brisa y recordaba el oleaje del mar en marea alta. Por un lado, el campo lindaba con un bosque y, por el otro, se extendía hasta el horizonte. Sólo allí donde se dibujaba la línea del horizonte, se vislumbraban algunos árboles y casas. Parecía un pueblo o un asentamiento.

Tras sacudirse y acicalar su pelaje con esmero, Bartolomiau decidió dirigirse hacia ese lugar. «Donde hay gente, hay comida. Y donde hay comida, allí voy yo» —pensó Bartolomiau, y siguió el camino polvoriento a través del campo en la dirección elegida.
Unos diez minutos más tarde, Bartolomiau vio una enorme piedra justo en medio del campo. Había algo escrito en la piedra, pero, al mirar de cerca las letras, Bartolomiau se dio cuenta de que no conocía el idioma. «No, no está nada claro» — pensó el gato a la vez que se disponía a seguir su camino. Entonces, como de la nada, un pájaro se posó sobre esta. El pájaro era grande y negro.

Descarga para leer moe…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: